¿En verdad, existió la india Catalina?

Subtítulo: 
¿Protagonizó ella el primer secuestro en Colombia?

Cuando el Maestro Héctor Lombana, creador de la estatuilla india Catalina, trofeo del Festival de Cine de Cartagena de Indias, nos dijo en la entrevista de 1997 que la india Catalina no había existido, que se trataba de una mentira, habló con la verdad: nunca le encargaron averiguar la historia sino hacer el mejor trofeo posible y lo logró. El bello nombre fue tomado de una leyenda publicada por Camilo S. Delgado. 

► CLIC PARA ESCUCHAR ENTREVISTA

La negación de la india Catalina que hacen quienes sí pretenden hablar de “historia”, sin revisar nada al respecto, sólo describiéndola como prostituta, es distinta. Mas, aunque estos detractores nunca lo han sabido, tienen algo de razón. Según Corominas y Pascual, la palabra puta deriva —al igual que el antiguo término italiano putto o putta— del latín vulgar puttus, que significa niño o niña, que describe a alguien que no ha crecido lo suficiente, a alguien de edad inferior, como la América Mestiza rezagada, como la india Catalina, que quedó a medio camino de ser una venerable india sobrina de caciques principales, como lo era en su infancia, o una respetable india españolizada y cristianizada, como las hubo en el siglo XVI.

Hasta el año de 2006, la india Catalina permaneció por completo en el terreno del mito, de la leyenda, por motivaciones ideológicas. Primero por el ostracismo observado en los textos y documentos tras acusar a Pedro Heredia en 1536 y 1537 y después por quienes parecen sufrir miedo o resentimiento neurótico, atribuyéndole un mal como si fuera cierto objeto o vehículo para expresarlo, sin importar que con ello se intente lo que ya es imposible: prescindir de la india Catalina en la historiografía de América, tal como lo sería si se intenta omitir a la Malinche mexicana, aunque tuvieran motivaciones muy diferentes.

Pero hay instituciones y personas que han salido al rescate de la india Catalina, casi 500 años después, como lo propició el propio Festival de Cine de Cartagena de Indias, al crear la estatuilla y el monumento en los años sesenta y setenta del siglo pasado, que sacó a la luz su nombre y su vida, o el ex presidente de Colombia, Alfonso López Michelsen, que en su columna del Diario El Tiempo del 20 de agosto de 2006 comentó sobre la primera edición de Entre las huellas de la india Catalina, 2006:

“Son trabajos de investigación en los que nadie antes se había comprometido con tanto empeño. En el caso de la India Catalina, por ejemplo, se tenía noción de su existencia por el monumento a su memoria en la ciudad de Cartagena, pero acerca de su tormentosa existencia, su condición de haber sido la primera secuestrada de nuestra historia en el siglo XVI y el haber desempeñado una función de intérprete semejante a la de La Malinche mexicana, han permitido, tras un minucioso estudio en Colombia y en España despertarnos un renovado interés por la heroína de Galerazamba”.
¿Y qué decir de cómo se cree que vestía, después de su llegada a Cartagena de Indias? Las respuestas a estos y la mayoría de los interrogantes, sobre la india Catalina, encuentrelos en nuestro siguiente articulo y en el conversatorio sobre tan fascinante personaje del siglo XVI que se celebrará el próximo Jueves 2 de marzo en el lanzamiento de la segunda edición del libro: “Entre las huellas de la india Catalina”, por Hernán Urbina Joiro, Universidad del Rosario. Los esperamos en el Centro de Formación de la Cooperación Española - AECID | Sala Taller (Salón FICCI). Hora: 2:00 pm - 3:00 pm. 57 Festival Internacional de Cine de Cartagena de Indias. Cartagena de Indias, Colombia.

CONFIRMA TU ASISTENCIA, CLIC AQUÍ