FUNDACIÓN HUMANIDAD AHORA INICIA ESTUDIOS DE NIVELES DE METALES PESADOS EN SANGRE DE POBLACIÓN COMÚN, NO EXPUESTA OCUPACIONALMENTE

El director de la Fundación Humanidad Ahora, doctor Hernán Urbina Joiro, anunció que, tras un estudio piloto realizado entre pobladores de la bahía de Cartagena que reveló niveles de metales pesados por encima de lo establecido por la Agencia de Protección Ambiental Americana (EPA), la Fundación Humanidad Ahora, con el apoyo de investigadores de la Universidad de Sevilla (España), el Instituto Nacional de la Salud de Colombia y la Academia, inició los primeros estudios de niveles de metales pesados en sangre en población común, no expuesta ocupacionalmente, en el norte de Colombia.

Los metales pesados, elementos químicos presentes en el medioambiente e incluso necesarios en pequeñas cantidades —hierro, zinc, cobre y selenio, entre otros— para el correcto funcionamiento del organismo de diversos seres vivos, incluidos los seres humanos . Sin embargo, los metales pesados tienen el potencial de llegar a niveles tóxicos y, en efecto, el avance industrial ha condicionado que la contaminación por metales pesados, como el mercurio, el plomo, el cadmio, el arsénico, el cromo hexavalente y el talio sean una amenaza seria y creciente para los seres vivos, que además los bioacumulan —como lo acumulan aguas y tierras que a su vez contaminan a los seres vivos que contienen—  y los pasan a distintas generaciones de especies que sirven de alimentación. Aunque el término metales pesados todavía es controversial —no hay unanimidad para definirlos por su peso o su número atómico— sí es claro que el  exceso del hombre va inclinando la balanza cada vez más hacia la ominosa definición de metales tóxicos o peligrosos para la mayoría de estos elementos, explica el director de la Fundación Humanidad Ahora, doctor Hernán Urbina Joiro.

Urbina Joiro indica que trabajos previos, como el más reciente Estudio Nacional del Agua del IDEAM,  han mostrado que los metales pesados son una fuente substancial de contaminación de los grandes ríos de Colombia, y en mucho mayor medida desde el inicio del auge de la minería ilegal, ampliamente desarrollada por diversos grupos armados ilegales, en grado progresivo desde la década de los noventa del siglo XX. Es un hecho también demostrado por la Universidad Nacional que la bahía de Cartagena, Colombia, tiene contaminada sus aguas y peces con metales pesados. Los hallazgos de la Fundación Humanidad Ahora, de niveles de metales pesados en sangre de habitantes de la bahía de Cartagena, Colombia, que exceden el límite permisible establecido por la Agencia de Protección Ambiental Americana (EPA), obligaron a un estudio, que ya está en marcha, entre habitantes de la costa norte de Colombia, anunció el doctor Hernán Urbina Joiro, investigación promovida por la Fundación Humanidad  Ahora y apoyada por investigadores de la Universidad de Sevilla (España), el Instituto Nacional de la Salud de Colombia y la Academia.